08/02/2017 | TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA
Firman convenio para saneamiento de agua en escuelas de la región
Es por iniciativa de un investigador del CONICET La Plata y prevé un trabajo de tres años en establecimientos educativos de Magdalena  
El director del CONICET La Plata Luis Epele junto al intendente de Magdalena Gonzalo Peluso
El director del CONICET La Plata Luis Epele junto al intendente de Magdalena Gonzalo Peluso

Importante e innovador. Así define Pablo Arnal, investigador adjunto del CONICET en el Centro de Tecnología de Recursos Minerales y Cerámica (CETMIC, CONICET-CICPBA), al convenio surgido de una iniciativa suya para el saneamiento de agua en escuelas de Magdalena que se firmó entre el presidente del CONICET, Alejandro Ceccatto, y el intendente de dicha localidad, Gonzalo Peluso. La rúbrica local tuvo lugar en el Centro Científico Tecnológico CCT CONICET La Plata y contó además con la presencia de su director, Luis Epele, como así también de miembros del Consejo Escolar de Magdalena.

De esta manera se puso en marcha un proyecto de tres años de duración basado en el desarrollo y aplicación de un sistema de remoción de microorganismos patógenos en el agua denominado Filtro de Arena Lento (FDAL), una tecnología sencilla que la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve desde hace unos 40 años. El trabajo se planificó en tres etapas: la primera consistirá en un análisis de la calidad del agua en unas 18 escuelas que están desconectadas de la red pública. Luego se probarán los filtros en todas aquellas que registren niveles altos de agentes infecciosos. Por último, se prevé construir y poner en marcha los artefactos que se necesiten según la demanda de la comunidad involucrada.

“La segunda etapa va a llevar al menos doce meses porque los filtros funcionan con colonias de microorganismos que se comen a los patógenos, y entonces es necesario observar cómo responden a lo largo del tiempo y bajo condiciones climáticas diversas”, explicó Arnal, impulsor del proyecto y quien lo llevará adelante junto con un equipo científico formado por becarios y estudiantes. En este sentido, el experto señaló que “el agua es diferente en cada lugar, entonces hay que analizar muchas cuestiones en el proceso: la velocidad a la que pasa el líquido a través de la arena, cómo actúan frente al frío y el calor, cuánto tiempo viven, qué cantidad de litros se filtran por hora, con qué frecuencia es necesario cambiar la arena, entre otras. Son todas mediciones que a su vez nos van a servir a nosotros para avanzar en materia de investigación”.

Durante el encuentro, el intendente Peluso subrayó que “la idea me interesó desde el principio por la sustentabilidad en el tiempo; la inversión se hace una sola vez y luego es la propia comunidad la que estará capacitada para hacer el manteniemiento”. Por su parte Epele destacó que “esto es muy positivo también para este organismo. Nosotros hacemos ciencia y muchos investigadores tienen la inquietud de poder contribuir de algún modo con la sociedad, pero esos canales no siempre están abiertos”. A su tiempo, Arnal expresó que “no son soluciones fáciles ni mágicas, sino hace falta mucho trabajo. Pero haber alcanzado este convenio es importante e innovador: las instituciones científicas del Estado ayudando transversalmente a las educativas en una problemática social muy delicada”.

 

Imágenes
cerrar
Últimas entradas
21/11/2017
Será en el marco de un tradicional congreso que tendrá lugar en el Centro Cultural Malvinas. Apunta a generar políticas de gestión sobre la temática 
21/11/2017
Será el jueves 23 de noviembre en el CONICET La Plata. Expondrán profesionales del espacio de investigación y personalidades invitadas
21/11/2017
Un experto del LEICI será promovido como Académico Titular, y dos investigadoras obtendrán premios Estímulo en Astronomía y Biología
17/11/2017
La iniciativa ya fue impulsada en febrero pasado en escuelas de Magdalena y ahora se implementará en Bragado, General Belgrano y La Plata
14/11/2017
Profesionales de un instituto platense fueron reconocidos con el Premio Anual de la Fundación Florencio Fiorini y la Universidad del Salvador